Blog

ATRÁS

Duro

  • pruebas
  • por Administrator
  • 29-11-2012
Hace unos días recibí una llamada de unas estudiantes, me pedían que las ayudara a realizar un reportaje grabado sobre la prostitución en tiempos de crisis. Por motivos personales nunca participo en este tipo de cosas, pero en esta ocasión, antes de decir nada, dejé que las chicas se explicaran. Me dijeron algo así:


"Queremos hacer un trabajo alejado de los tópicos y la frivolización con la que se trata este tema en los medios de comunicación. Queremos explicar lo duro que es tomar esta decisión, lo que se sufre, que no es todo tan bonito".

Una vez terminada esta explicación les dije que si querían yo les podía explicar mi experiencia, pero que no me podrían grabar. Como no era lo que buscaban les indiqué a quién podían dirigirse y antes de colgar les dije: "Pero una cosa, creo que deberíais cambiar un poco el ángulo de vuestro reportaje, por que no todas las prostitutas sufren y se lo pasan mal por hacer esto". La respuesta de la chica confieso que me dejó noqueada: "Gracias por tu opinión".

He estado pensando si debía escribir sobre esto o no, pero creo que es de justicia hablar alto y claro sobre otro "tópico" que corre sobre el mundo de la prostitución. En efecto, sería una cínica si dijera que todas las prostitutas son vocacionales o que les encanta lo que hacen, pero de ahí a decir que es un trabajo "duro"... queridas, duro es romperse el lomo limpiando escaleras para ganar 800 euros a final de mes y no tener ni para ponerle chope al bocadillo de tus hijos, eso sí que es duro.

Duro es que te obliguen a acostarte con quien no quieres, pero eso no es prostitución, eso es trata, esclavitud, y hay que perseguirlo como uno de los más detestables delitos. Pero por qué me llamas a mi para que hable de lo que sufro por ser prostituta? Sería inmoral que yo dijese algo así.

Mi tarifa es de 400 euros una hora y, sin ánimo de alardear, me va bastante bien. Gracias a esto tengo dinero para hacer lo que quiero. Si quiero comprarme un abrigo me lo compro, si quiero salir a cenar con amigos invito yo, si quiero viajar sólo tengo que mirar en la agenda las fechas que me van bien. De acuerdo, no se trata sólo de cuantos 0 tiene tu nómina corriente. Pero es que además a mi ME GUSTA. Me da placer, morbo, me hace sentir bonita y deseada, le da a mi vida un toque de misterio... Y además, no le hago daño a nadie, al contrario, a veces tengo la sensación de haber hecho un gran bien.

Seré cien por cien sincera. No todas las citas son buenas, a veces no he estado a gusto. Pero lo mismo, lo mismito, me pasa con mi trabajo en la oficina. Hay días que me he sentido más puta en el trabajo que follando con un desconocido a cambio de dinero. Cual es la diferencia entre vender tu cerebro o tu vagina? Por qué es peor una cosa que la otra? En mi opinión la diferencia es puramente moral. Y la moralidad es algo subjetivo, cultural.

Así que sí, esta es mi opinión. Pero dejadme deciros que es una opinión basada en la experiencia. No niego que para muchas mujeres ser prostituta sea duro, degradante, hasta asqueroso. Pero lo mismo deben pensar muchos otros hombres y mujeres sobre su trabajo, o sobre la falta de este.

Lo que si que no puede ser es que una escort, una prostituta de lujo, diga que su trabajo es duro. Señores, señoritas, en los tiempos que corren somos unas privilegiadas.