Blog

ATRÁS

¿Quieres que me corra?

  • pruebas
  • por Administrator
  • 21-05-2014

Hablemos del orgasmo femenino. Del endiablado orgasmo femenino. Normalmente a las mujeres nos cuesta más llegar al orgasmo que a los hombres, y yo me pregunto... ¿Es una cuestión física o es que andáis un poco perdidos? Yo soy de la opinión de que un poco las dos cosas. Yo misma me reconozco difícil. Es muuuuy raro que me corra durante la penetración y, para que lo haga con el sexo oral, tengo que estar completamente relajada. A pesar de eso, nunca dejo de buscarlo, y como se que en un primer encuentro puede resultaros difícil saber cual es el truco para hacerme explotar de placer... He decidido que os voy a escribir un pequeño manual de instrucciones:

1- No tengas prisa en ir hacia abajo... Excítame con besos en el cuello, caricias, me encanta que me laman los pezones. Si mientras lo haces puedes acariciarme suavemente con la mano el clítoris o meterme un dedo... ya tienes la mitad del camino hecho. Tienes que hacer que desee con todas mis fuerzas un cunnilingus. Deja que te lo pida, pero espera un poquito más.

2- Cuando ya esté totalmente desesperada, baja suavemente hasta mi sexo, si quieres puedes hacerme sufrir un poco más mordiéndome con ternura en las nalgas, pero, por favor, luego empieza a lamer. No lo hagas directamente sobre el clítoris, nunca. La sensación es demasiado fuerte e impide que me relaje. Sitúa tu lengua justo por encima de él, y lame muy suavemente, sin prisas, ni siquiera cuando notes que estoy a punto de correrme. No pongas la lengua dura, ni busques otras zonas para estimularme. Estás en el punto correcto. Me está encantando.

3- Introduce un dedo dentro de mi vagina. Sólo uno. Con la yema hacia arriba trata de llegar al punto donde se encuentra el clítoris (pero por dentro de mi cuerpo, evidentemente) y haz una ligera presión mientras mueves tu mano poco a poco hacia dentro y hacia fuera. Todo suaaaaave. En ese momento seguramente ya estoy en el punto de no retorno, pero tu no cambies, sigue dándome lo mismo.

4- Notarás que he llegado al orgasmo, básicamente porque gimo bastante más fuerte y mi cuerpo se convulsiona (un poco, tampoco os preocupéis, jejeje). No pares, sigue haciendo lo mismo mientras me muero de placer, ya te indicaré yo cuando es el momento de dejarlo y felicitarte por tu gran trabajo. Uuuuuufffff!

¿Cómo lo veis? ¿Complicado?