Blog

ATRÁS

Soy escort, no tu juguete sexual

  • pruebas
  • por Administrator
  • 17-06-2013

En ocasiones recibo llamadas de hombres que parece que piensen que por el echo de que paguen por tener sexo conmigo tienen derecho a hacerme lo que les venga en gana. Todavía recuerdo una llamada cuando estaba empezando de un tipo al que le dije que vale a uno de los servicios que me pedía, pero que si le decía "para", tenía que parar. Su respuesta fue: "Bueno, te estoy pagando". Perdón? Para que lo entiendan todos los cavernículas: Cuando contratas un servicio con una escort, la que sea, estás alquilando su tiempo, no a ella. Lo que pase durante ese tiempo es cosa de los dos, ambos ponéis normas, que siempre se deben respetar. Si no te gustan las normas que te impone la escort en cuestión... pues a otra cosa mariposa, que no será por chicas de pago en esta maravillosa ciudad. Por suerte todos los hombres con los que he tenido citas se han comportado siempre como auténticos caballeros. Unos soletes con los que sólo puedo tener palabras de agradecimiento y con los que he vivido momentos muy intensos. Pero de vez en cuando me llama el troglodita de turno. ¿Por qué no nos tratan con el mismo respeto con el que tratarían a cualquier mujer? O peor, ¿Será que tratan así a todas? Que sea tu escort durante un tiempo determinado no quiere decir que tengas ningún derecho sobre mi. Cuando quedo con un hombre lo doy todo para que se vaya con la sensación de haber vivido una experiencia realmente única, y exijo el mismo respeto y cariño que doy a mis acompañantes. Sólo así el momento será inolvidable. PD: Hace unos días me hice una cuenta en Twitter. Seguidme en @AnnaAlbaGFE!