Blog

ATRÁS

Tengo una mujer atravesada entre los párpados

  • pruebas
  • por Administrator
  • 21-08-2012

Hace tiempo que quiero hablar de ella. La vi en el metro, y no pude despegar mi mirada de ella hasta que se perdió por las calles de Gracia. He pensado en ella, en su figura, en su belleza, y creo que debería explicaros el motivo.

No, no soy lesbiana ni bisexual, pero admiro profundamente la belleza femenina, si veo a una mujer bella no puedo evitar mirarla, estudiarla, hasta envidiarla. La mujer de la que hoy os hablo era de esas, de las que te atraen como un imán. Tenía la piel muy morena, de un dorado que brillaba bajo la luz del neón de nuestro vagón, tenía unos enormes ojos marrones, de mirada serena, pintados ligeramente con khol, un simple toque que le daba a su mirada la profundidad de las cuevas más oscuras. Sus labios eran menudos, como de un pajarito, y los había pintado de un jugoso color rojo.


Pero su belleza estaba en el pelo. Una melena rizada, que le caía como olas hasta la cintura. De color gris. Gris de la plata, gris de la niebla, gris de la edad.

Me quedé hechizada.

A las mujeres no se nos permite envejecer, nos hacen creer que nuestra belleza, nuestra feminidad, se apaga rápido, y una vez extinguida te vuelves invisible, incapaz de seducir. En ese momento pasas a ser la madre, la chacha, la compañera de sofá.

Pero aquella mujer era bella... y su belleza residía en la edad.

Se trata de la mujer de la foto, fijaos en la delicadeza de sus brazos, en la curva de su cadera, en su largo pelo canoso. ¿No es bonita?

PD: El título de esta entrada no es mío, se lo he cogido prestado a Eduardo Galeano, que escribió unos versos maravillosos:

No consigo dormir. Tengo una mujer atravesada entre los párpados. Si pudiera, le diría que se vaya; pero tengo una mujer atravesada en la garganta

*Actualización: Os pido disculpas por un par de errores ortográficos. Si me hubieran pillado los de la RAE ya estaría en el paredón. Lo siento!